El dios de la cocina: Leyenda

La imagen de Zaosheng suele estar siempre acompañada por la de su esposa Zao Ma

El año nuevo chino se acerca y alrededor de él hay un sin fin de actividades, leyendas y rituales que voy a ir comentando a lo largo de todo el mes en este blog.

Hoy quiero relatar la leyenda del Dios de la cocina (Zao Shen). Este dios tiene otros  muchos nombres como el señor de la cocina (Zao Jun), el abuelo de la cocina (Zao ye) o el rey de la cocina (Zaowangye).

Antes de ser un dios, Zaoshen era un mortal de nombre Zhan Lang  (Piedra de Carbón) que vivía felizmente  casado con Zao Ma, una mujer muy virtuosa. Ocurrió que el señor Zhang se enamoró de una joven mujer tan perdidamente que abandonó su casa y su esposa para vivir con ella. Fue una muy mala decisión porque a partir de ese día las cosas para Piedra de  Carbón fueron de mal en peor. La mala suerte se apoderó de él y lo fue perdiendo todo:  la riqueza y la salud, hasta quedarse solo y ciego en la indigencia.

Tirado como estaba en la calle, un día recibió de manos de una mujer un tazón de fideos. Zhan Lang empezó a llorar desconsoladamente. La mujer sorprendida le preguntó por qué lloraba, a lo que él contestó: ” Desde que abandoné mi casa y a mi mujer no había comido tallarines tan ricos”. Y sin más, empezó a relatar su desgraciada vida. Al terminar de contarlo se produjo un hecho fantástico, Zao Sheng  había recuperado la vista gracias al arrepentimiento que sentía y descubrió que la mujer que le había dado de comer, no era otra que su primera esposa, Zao Ma, que nunca había dejado de quererlo.

Tanta pena fue la que sintió al ver a su mujer que se consumió en llamas. Al subir al cielo, y encontrarse con el dios supremo, el Emperador de Jade, éste lo convirtió en guardián de los hogares, para asegurar que en ellos hubiera felicidad, unidad  y abundancia. Luego le mandó regresar una vez al año al cielo para que pudiera contarle como se habían comportado las familias durante ese tiempo para volver unos días más tarde montado en su caballo blanco y con sobres rojos llenos de dinero dependiendo de su comportamiento.

Las familias chinas tienen un imagen suya en la cocina y una vez al año, cerca del año nuevo chino, le preparan un ritual para enviarlo de regreso al cielo. La imagen se renueva cada año  y los cocineros tienen  la costumbre de mirarlo cada vez que inician su trabajo de cocineros.

CONTINUARÁ….

Actualización: En este enlace podéis saber más sobre cómo celebrar la festividad

2 comentarios

  1. [...] un post anterior os narraba la leyenda del Dios de la Cocina y en éste me gustaría seguir contando más cosas [...]

    Pingback por Suena a chino » Cómo enviar al Dios de la Cocina de regreso al cielo — 22 enero, 2013 @ 12:14 pm

  2. Muy interesante el artículo :)

    Comentario por Andrea Mella — 28 agosto, 2014 @ 3:48 am

Deja un comentario